La igualdad y la democracia como bandera

El Partido Socialista, nace a la vida política luchando por los derechos de los trabajadores, de los excluidos, con un programa político claro, uniendo la ética con la política, con el objetivo de construir un nuevo orden social, más justo y solidario, alternativo al sistema capitalista. Con la organización de los trabajadores y de los pequeños arrendatarios rurales, la constitución de cooperativas y una fuerte acción educativa apoyada en las bibliotecas populares, el socialismo contribuyó a una profunda transformación social del país.

Fuimos actores políticos, con mayor o menor incidencia en la vida institucional del país, siempre priorizando los derechos sociales. Los cuerpos legislativos de todo el país, en todos sus niveles jurisdiccionales, han receptado los proyectos socialistas en defensa de los derechos de los trabajadores, las mujeres y la juventud, la niñez y la ancianidad, por más educación y mejor salud públicas, en suma por la plena vigencia de los derechos humanos. Profundizando la lucha por la Igualdad, la Democracia y soberanía nacional. Ejecutivos municipales y más recientemente el gobierno provincial de Santa Fe, dan cuanta de la transformación de nuestros principios y valores en políticas públicas concretas para mejorar la calidad de vida de los más postergados. Con un manejo austero y transparente de los recursos públicos, llevado adelante con la honestidad de nuestros funcionarios. El derecho Laboral conocido como el Nuevo Derecho; la jornada laboral de ocho horas; la lucha contra la explotación sexual contra mujeres y niñas, la llamada Ley Palacios; son entre otros muchos, un importante aporte de nuestras ideas y nuestra militancia a la mejor calidad de vida de nuestro pueblo.

Hoy nuestra sociedad asiste indignada a la confirmación de una estructura corrupta y corruptora, que implementó el anterior gobierno. Exigimos, junto al pueblo argentino, a la Justicia que termine con la impunidad de los funcionarios. Estamos convencidos que la corrupción no sólo degrada a los funcionarios y particulares, sino que además debilita las políticas públicas, resta financiamiento y limita su alcance y que en casos extremos han causado la pérdida de vidas humanas. El gobierno kichnerista pese a un proceso redistributivo apuntalado en condiciones económicas excepcionales, no generó reformas estructurales que permitieran sustentar este proceso en el largo plazo: la matriz impositiva regresiva quedo intacta, igual que el sistema financiero, no se redujo sustancialmente el empleo informal y se consolidó la concentración y extranjerización de la  económica.

Desde el Socialismo tratamos de construir una alternativa progresista a este proceso, basada en la confluencia de distintas fuerzas políticas. La sociedad optó mayoritariamente por depositar sus expectativas en una expresión política de centroderecha.

Rechazamos las decisiones económicas y sociales que está implantando la actual gestión, por condenan a más argentinos a la pobreza. Mecanismos de participación popular, como las Audiencias públicas, han sido ignorados en los  aumentos desmedidos de las tarifas eléctricas y del gas, implementadas por el gobierno nacional, que ha agudizado la pérdida de poder adquisitivo producido por la devaluación de comienzo de año que generó un pico inflacionario. A esto debemos sumarle un clara orientación de las políticas económicas favoreciendo a los sectores concentrados de la economía, en detrimento del bienestar de las mayorías nacionales.

Este nuevo aniversario del Partido Socialista nos encuentra como Nación transitando un nuevo ciclo político. Nuestra Democracia después de más 33 años de vigencia, manifiesta claras debilidades en su funcionamiento institucional, lo cual nos obliga a seguir trabajando por su consolidación, mejorar el funcionamiento de sus poderes, de sus mecanismos de control y de su transparencia. Para esta importante tarea es necesario convocar a una amplia participación de la sociedad, que incluya y trascienda a las estructuras partidarias.

La vigencia de la democracia en América Latina ha posibilitado importantes avances en la calidad de vida de nuestros pueblos, pero debemos tener presente que todavía hoy millones de latinoamericanos viven sumidos en la pobreza. Solo la plena vigencia de la Democracia y su extensión a todos los ámbitos de la sociedad, podrá detener retrocesos y profundizar avances.
Hacemos una convocatoria amplia, a todas y todos los militantes y simpatizantes socialistas del país, a fortalecer nuestro querido Partido Socialista, con más inserción social, con más participación, con más protagonismo. Argentina necesita una expresión política de izquierda democrática, capaz de brindarle una perspectiva transformadora e igualitaria a la democracia argentina.

Comité Ejecutivo Nacional
Partido Socialista
28 de junio de 2016